Afronta tus fobias y temores

Es normal sentir miedo ante los cambios o lo desconocido. ¡No eres ningún bicho raro!

También es frecuente sentir miedo a muchas otras cosas. El problema no está en el hecho de “sentir miedo” porque a todo el mundo le ocurre en relación con algún objeto o situación. El problema aparece cuando evitamos lo que nos hace sentir miedo.

Tú puedes deshacerte de tus miedos. No tengas la menor duda. Ponte manos a la obra con los recursos adecuados y por el camino acertado.

Supera cada día un miedo porque el miedo sólo se supera afrontando el objeto temido. La única forma de liberarse del miedo a hacer algo, es hacerlo. No esperes a sentirte más fuerte para afrontarlo ¡¡ponte manos a la obra!!

Sólo te sentirás mejor cuando lo hayas afrontado y recuerda que no estás solo, todo el mundo tiene miedo ante el cambio o lo desconocido, o ante otras muchas cosas.

Vencer el miedo te hace sentir fuerte, poderoso y seguro de ti mismo. Sin embargo, si te dejas vencer por él, te sentirás inseguro, indefenso y falto de control.

Venciendo tus miedos paso a paso.


  • Haz una lista de las situaciones que temes.

  • Ordénalas según un criterio de dificultad a la hora de enfrentarte a cada una de ellas.

  • Elige la más fácil de la lista.

  • Afróntala… afróntala… afróntala… y afróntala, hasta que te sientas cómodo, hasta que ya casi no sientas miedo.

  • Haz así con cada una de ellas.

  • Practica con constancia y regularidad, supera cada día un miedo.

  • Planifica cada noche el miedo que vas a afrontar al día siguiente. Así te resultará mucho más fácil hacerlo.

  • Date ánimo, valora los pequeños progresos, no seas perfeccionista. Y ten presente que un escalón no es mucho, pero para llegar a lo alto de una escalera, hay que subir escalón por escalón.

  • Practica la relajación todos los días. En tus sesiones de relajación visualízate afrontando la situación que temes con todas sus consecuencias, sin escapar de ella. Así te será más fácil hacerlo en la vida real. Obsérvate durante el día, toma conciencia de tus temores y saca de ellos situaciones para visualizar durante la relajación y practicar más tarde en la vida real.

  • Y si encuentras dificultades para enfrentarte a tus miedos, consulta con un psicólogo.

Recuerda que es normal sentir miedo o ansiedad. Estás aprendiendo a manejar tu ansiedad y a no evitarla. ¡Si quieres, puedes!




0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *