Cómo convertir el divorcio en un intercambio mutuo de favores y no en una guerra sin cuartel. (Parte I)

Como terminar tu matrimonio sin destruir tu familia.

“La familia es un lugar en nuestro corazón, no una dirección de correo”.

Cada vez es más fácil divorciarse y los medios de comunicación nos lo muestran como algo innocuo y sin aparentes consecuencias- algo así como quitarse un par de zapatos que te molestan. Esto influye en que muchas parejas recurran a él como primera solución cuando tienen problemas, sin buscar otro tipo de ayuda.

Pero la triste realidad es que el divorcio tiene consecuencias serias y dolorosas tanto para los hijos como para ambos miembros de la pareja.. En algunos casos, gracias a la capacidad de adaptación del ser humano, las secuelas y consecuencias sólo duran unos años. En otros, los niños dañados psicológicamente por haber crecido en un ambiente de batalla campal entre los padres, pueden mostrar comportamientos inadaptados o agresivos, entre otras heridas, cuando son adultos.

Divorciarse hoy día es muy fácil, pero llevar a término un divorcio con el mínimo coste y daño emocional posible para los componentes de la familia no es tarea sencilla. Sin embargo se pueden hacer las cosas de forma que se reduzca el dolor para los hijos y la guerra continua para los padres.

Sabemos que no es fácil y exige un gran esfuerzo por ambas partes. Pero es posible. El resultado no te defraudará. Conseguirlo te permitirá una nueva forma de vida diferente pero gratificante, frente a la opción de iniciar un calvario más o menos largo, incluso a veces, para toda la vida.

Tienes derecho a decidir no seguir viviendo como pareja con el padre/madre de tus hijos, pero ello no significa que tengas que privarles de una familia.

Te lo repito de nuevo, NO ES FACIL, pero ES POSIBLE. Y te aseguro que no te arrepentirás. Las ganancias para todos van a ser innumerables.

A continuación te ofrecemos algunos consejos para los que vais a romper vuestro matrimonio, pero no deseáis romper vuestra familia.

  • 1) Busca la ayuda de un consejero matrimonial, que dé la importancia necesaria a la familia y antes de tirar la toalla, os ayude a analizar vuestro matrimonio y a recuperarlo, si es posible.

    Muchas veces el deseo de separarse es el resultado de no haber sabido enfocar la relación de un modo constructivo. Aprender a convivir y rehacer tu relación puede conducirte a una mayor satisfacción con la vida y evitar un terremoto emocional y vital para toda la familia.

    Son muchas las investigaciones que confirman que se puede aprender a convivir y a cultivar un matrimonio saludable. Además, conseguirlo es una de las fuentes de felicidad para el ser humano.

    Si a pesar de ello crees que lo mejor es divorciarte, pide al psicólogo que os ayude a diseñar una estrategia para alcanzar un divorcio amistoso.


  • 2) Que no podáis seguir viviendo juntos como pareja no significa que no disfrutéis y gocéis con el oficio de ser Padres y queráis seguir dando lo mejor a vuestros hijos, manteniendo una familia dentro de lo posible. Seguramente piensas que esto es utópico e imposible. Todo es cuestión de tomar conciencia de su importancia, desearlo, proponérselo y utilizar las herramientas adecuadas.

    Los padres proporcionan a los hijos el apoyo y la seguridad que les permite explorar el mundo que les rodea y el divorcio suele tirar por tierra este apoyo dejándoles en un terreno de arenas movedizas, aterrorizados, desarraigados y teniendo que preocuparse por muchos otros problemas, impidiéndoles explorar y conocer el mundo y, en algunos casos, robándoles la infancia.

    Los hijos no se merecen un universo diezmado porque los adultos que les han traído a este mundo, deciden cambiar su forma de relacionarse.

    Vuestros hijos son importantes. Puedes terminar tu matrimonio pero no acabes con tu familia.


  • 3. Explora y prueba formas alternativas de familia, que os permitan separaros, pero seguir siendo unos padres y una familia para vuestros hijos, antes de tomar la decisión.

    Descubre y prueba otras formas de estructuración de un nuevo sistema de la familia antes de tomar cualquier decisión final.

    Quizás experimentar lo que supone vivir separados, pero manteniendo la casa familiar donde viven los hijos y turnándose en su custodia, durante unos meses os permita probar a vosotros y que los hijos se vayan acostumbrando al cambio.

    Hablad abiertamente con ellos sobre la nueva situación, desarrollad la inteligencia emocional que la nueva situación exige. Los hijos son vuestra prioridad.


  • 4) Recaba ayuda psicológica y espiritual. Este periodo es uno de los más duros, para los dos.Ya seas tú el que lleva la iniciativa en la separación, bien sea tu pareja debéis aprender a desarrollar enormes dosis de generosidad, inteligencia emocional, visión de futuro, creatividad, y no perder de vista que de esa forma todos ganáis y especialmente vuestros hijos.

    Un psicólogo especialista en crecimiento personal y en pareja, ha demostrado ser una ayuda eficaz. Puede acompañaros en estos difíciles momentos y ayudaros a comunicárselo a vuestros hijos de la forma menos dañina posible así como a afrontar la nueva situación.

    Un grupo de autoayuda de matrimonios en crisis o ya separados, que te ayuden a entender lo que os está pasando y como salir de ello sin romper lo que no es necesario puede ser un apoyo esencial en estos momentos.

    La práctica del mindfulness ha demostrado ser de gran utilidad.

    Un consejero espiritual puede ayudarte a canalizar tus emociones negativas y a desarrollar en tu corazón el perdón, la paciencia, la generosidad y el altruismo, tan necesarios en estos momentos.


  • 5) Gestiona tus emociones.

    Es absolutamente normal experimentar un torrente incontrolado de emociones negativas, estériles y destructivas: enfado, ira, celos, envidia, frustración. No eres ningún bicho raro.

    Pero no te dejes arrastrar por ellas. Si bien es normal sentir todas estas cosas en estos momentos, hoy día hay muchos recursos que nos ayudan a reducirlos, a no cultivarlos e incluso a deshacernos de ellos.. Parece imposible, pero no lo es. Los límites te los impones tú mismo.

    Lo que también es perfectamente posible, aunque por desgracia raro y poco frecuente, es la sabía elección de decidir elegir aquello que es lo mejor para vosotros y vuestros hijos, que en ningún caso es dejarse arrastrar por las emociones.

    ¿Que exige grandes dosis de inteligencia emocional y de autocontrol?. Por supuesto pero los beneficios son claros y evidentes y son para el resto de vuestros días y para todas las partes implicadas.


  • 6) No critiques al otro cónyuge delante de tus hijos ( y a ser posible nunca).

    Los hijos necesitan admirar y querer a sus padres, y por ello suelen ser condescendientes con ellos. No destruyas este valor precioso para la convivencia, y necesario para la seguridad y bienestar emocional de tus hijos.


  • 7) Aprende a perdonar.

    El perdón es terapéutico.Ayuda al corazón y al alma a curar las heridas.

    Deshazte del resentimiento. Cultivar el resentimiento es como beberte un vaso de cianuro y pretender que sea el otro el que se muera. La persona contra la que va dirigido tu odio y tu resentimiento no es la que lo sufre. No te engañes¡¡ el único perjudicado eres tú.


  • 8) Algunos cambian la vivienda familiar, por dos viviendas más pequeñas, cercanas entre si y que permitan a los hijos el fácil acceso a cada uno de los padres para los temas familiares o escolares. Pero por supuesto respetando la intimidad que sus padres y sus nuevas parejas requieren.

    La generosidad en algunos ex esposos ha sido tan grande que han sido capaces de mantener la casa de vacaciones como cuartel general de los hijos y turnarse una quincena cada uno. Pensarás que es imposible¡¡. NO, pero exige un corazón grande y generoso, saber continuar enriqueciendo tu vida, a pesar de las pérdidas y saber que solo el amor y la compasión y la paz de espíritu te permiten alcanzar la verdadera libertad interior y no ser esclavo de tus emociones.


  • 9. Las normas son importantes.

    Las rutinas, la coherencia y la estabilidad son imprescindibles en la vida de todo niño.

    Establecer y mantener, límites claros y coherentes. Unos límites claros, firmes y coherentes son fundamentales para la buena crianza de tus hijos y la paz y el bienestar de vosotros, padres. Nada más lejos de este modelo, que el niño decida donde va a dormir y en función de qué objetivos.

    Sois vosotros y previo acuerdo los que decidís el establecimiento de un calendario y de cuándo y cómo se está con su padre o madre.

    Estableced un calendario de visitas, una división de responsabilidades y unas normas que vosotros elegís.

    Es obvio que en este modelo son tan importantes las normas como la generosidad y la flexibilidad inteligente.


  • 10) Compartid un calendario de Google para los eventos familiares.

    Hoy día no siempre es posible conseguir comunicarse con los demás, a pesar de la era de las comunicaciones. La falta de comunicación que permita coordinar a la familia puede ser fuente de problemas y susceptibilidades.

    Utiliza un calendario de Google para invitar al otro a cualquier tarea o evento que se relaciona con los niños. Esto nos permite evitar los correos electrónicos perdidos, la falta de memoria y problemas de comunicación acerca de la logística, que a menudo son causa de fricción. Estamos todos ocupados. Los propios niños tienen que hacer malabarismos para encajar sus numerosas actividades extraescolares, incluso cuando viven en la misma casa.  Aprende a utilizar el sistema que te proponemos y verás cómo las cosas resultan más sencillas.


  • 11) Un intercambio mutuo de favores significa:

    • Cultivar la idea de que tenéis una empresa y un objetivo común: criar unos hijos sanos, responsables y seguros; emocionalmente estables y que mantengan relaciones de confianza, amor y colaboración con los demás.

    • Que vuestros hijos cuenten con dos hogares, acogedores (que no lujosos) y en los que puedan satisfacer sus necesidades de la misma forma en que lo hacían antes de la separación.

    • Que vuestros hijos puedan sentirse libres para ir a una casa u otra, dentro de unos horarios y límites razonables y con unas normas preestalecidas por vosotros.

    • Que no utilizais a los hijos como obús contra el otro o como forma de chantaje.

    • Que si hoy tú necesitas los hijos porque tienes un compromiso familiar, no importa que hoy no sea “tu turno”, puedes hacer ese plan con ellos. Otro día seré yo quien necesite pedirte un favor. Y por qué no ayudarnos si facilita la vida de los hijos y la idea de que aunque, ya no somos pareja, continuamos formando una familia con nuestros hijos. Hoy por ti mañana por mí.

    • Manteneros en contacto cordial y amistoso, dispuestos a ayudaros mutuamente en esta tarea tan importante: “la educación de vuestros hijos”.

    • Anteponer los intereses de los hijos, a los personales de los padres.

    • Participar ambos progenitores en actividades relacionadas con el cuidado y la educación de los hijos, que requieran su presencia: actividades escolares, visitas al tutor, cuidados médicos, competiciones deportivas, celebraciones o eventos familiares en que los hijos son los protagonistas,…….





Como padres de estos niños maravillosos que habéis elegido traer al mundo, es imperativo que sigáis ampliando vuestra definición de familia, y el amor que les brindáis, para que vuestros hijos se sientan como en casa, no importa dónde estén.

Esforzaros en demostrarles la constancia de vuestro cariño a pesar de los cambios en vuestras vidas. Su amor por ellos es lo que no ha cambiado¡¡Demostrárselo¡¡¡¡

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *