Propósitos que transformaran tu vida

Algunos buenos propósitos que podrías hacerte para el año próximo encaminados  a ilusionarte con el proyecto de reinventarte a ti mismo y cambiar tu vida a mejor.

Cuando comienza el año, muchos de nosotros nos llenamos de buenos propósitos, la mayoría de los casos relacionados con dejar de fumar, perder peso, hacer más ejercicio…

Quiero compartir contigo una serie de propósitos, que está demostrado que pueden ayudarte a desarrollar la mejor versión de ti mismo y a ser más feliz.

Proponte:

Vivir como si te quedaran pocos días de vida y aprender como si fueras a vivir eternamente.
Esperar menos de los demás, pero cada día más de ti mismo.
Enterrar el pasado cada noche y volver a nacer cada día para vivirlo intensamente.
Convertir tus heridas en sabiduría y tus problemas y adversidades en oportunidades.
Valorarte y respetarte tanto como deseas que lo hagan los demás contigo.
Afrontar todos los desafíos y pruebas que la vida te ofrezca para  que te ayuden a fortalecerte y ser mejor persona.
No hablar desde el odio, los celos, la inseguridad, la envidia y medir tus palabras antes de que salgan de tu boca.
Quejarte menos y agradecer más.
Buscar siempre lo bueno de los demás y tratarles con cariño, ternura, amabilidad y comprensión.
Acabar con la crítica hacia los demás y dedicar esa energía a disfrutar de cada instante y agradecer todo lo que la vida te ha dado.
Reírte todos  los días y que el sentido del humor sea tu mejor arma para afrontar las dificultades.
Encontrar un noble propósito a tu vida e implicarte en llevarlo a cabo.
Vivir tu vida sirviendo de inspiración para otros y que les ayude a dar lo mejor de ellos mismos.
Sentir más y pensar menos, confiar más y dudar menos y tener menos miedo y más esperanza.
Rodearte de gente que te toque el corazón, te alimente el alma y te ayude a amar la vida.
Permitir a los que tienes a tu cuidado, que sean ellos mismos y no lo que tu deseas que sean.
Ser tierno con los jóvenes, compasivo con los mayores, amable con los difíciles y tolerante con los débiles.
Dejar de echar las culpas de tus heridas a los demás  y responsabilizarte de tu vida.
Dar más tiempo a los tuyos y demostrarles lo importantes que son para ti.
Complacer menos y permanecer fiel a ti mismo más.
Permitir a los demás que te conozcan cómo eres y no como piensas que deberías ser.
Amar más y pedir menos.
Guardar menos rencores y perdonar más.
Hablar menos y escuchar más.
Comprar menos y llevar una vida más sencilla.
Refugiarte menos en las distracciones y cultivar más tiempo para la reflexión.
Aspirar a volar alto y no conformarte con menos.
Exigir menos y dar más.
Juzgar menos y comprender y aceptar más.
Odiar menos y amar más.
Criticar menos y alabar más.
Confiar más en tu voz interior y en tu intuición y no dejarte arrastrar por lo que piensan los demás. Elige tu camino, incluso si nadie más lo está haciendo
No se trata de que te propongas alcanzarlos todos. Léelos despacio, escucha a tu corazón, y elige aquellos que más te ilusionen.
Cada semana procura  trabajar alguno de ellos.  Proponte metas concretas cada día. Experimenta como su práctica te ayuda a sentirte mejor y llevar una vida más plena.
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *